Si su empresa está en el régimen de la prorrata del IVA, cuando presente la última declaración del año 2023 verifique si debe regularizar el IVA que se dedujo al adquirir alguno de sus activos.

El supuesto más habitual en el que un empresario (persona física o sociedad) puede verse obligado a regularizar el IVA deducido en la compra de bienes de inversión se produce cuando está en prorrata. Dicha regularización debe efectuarse en la última declaración del año (la que se presenta en enero). A efectos de IVA, se consideran bienes de inversión aquellos activos de más de 3.005,06 euros susceptibles de ser utilizados en la actividad durante más de un año.

En concreto, la regularización debe realizarse cuando la prorrata del año que se cierra difiere en más de diez puntos respecto a la del año en que el activo fue adquirido. El número de años durante los que debe efectuarse la regularización varía según los activos:

  • En caso de bienes muebles , dicha regularización sólo debe hacerse en los cuatro años naturales siguientes al de entrada en funcionamiento.
  • En caso de inmuebles , en los nueve años naturales siguientes al de entrada en funcionamiento. Por ejemplo, el IVA deducido de un bien que ha entrado en funcionamiento en 2018 es susceptible de regularización hasta 2027.

Compruebe si fuera necesario regularizar el IVA soportado inicialmente, en la última declaración de cada año:

  • Calcule la diferencia entre el IVA deducido en el ejercicio en que el activo fue adquirido y el que se hubiese deducido de haber sido adquirido en el año que se está cerrando.
  • Posteriormente divida el resultado obtenido entre diez si se trata de un bien inmueble, o entre cinco si se trata de un bien mueble. El resultado será la cifra que deberá regularizar, que puede ser tanto a su favor (si la prorrata ha aumentado) como a favor de Hacienda (si ha disminuido).

 

EJEMPLO

Su empresa está acogida a la prorrata general y en 2020 adquirió un local por 400.000 euros más 84.000 de IVA, importe que pudo deducir en un 70%.  Vea cuál será el IVA a su favor o en su contra en la última declaración del 2023, según su prorrata definitiva:

Concepto Prorrata definitiva 2023
50% 75% 95%
IVA deducible en 2023 (1) 42.000 63.000 79.800
IVA deducido en 2020 58.800 58.800 58.800
Diferencia -16.800 4.200 21.000
IVA a su favor/en contra (2) – 1.680 0 (3) 2.100

84.000 x prorrata del año 2023.

Diferencia / 10.

En nuestro ejemplo, la diferencia de prorratas en 2020 y 2023 no es superior a diez puntos, por lo que no hay que regularizar.

 Esta regularización también puede ser aplicable si su empresa tributa en régimen de prorrata especialcambia el uso para el que estaba inicialmente destinado el activo.  Así, en el caso del local del ejemplo:

  • Si al adquirir el local lo destinó a una actividad que le daba el derecho a deducirse la totalidad del IVA soportado, en 2020 pudo deducirse los 84.000 euros del IVA (el 100%).
  • También puede darse el caso que entre 2020 y 2022 siguió utilizándolo en actividades con derecho a deducir el IVA. Por lo que no habrá tenido que regularizar nada en esos años.
  • No obstante, si en 2023 lo ha utilizado en una actividad por la que su empresa no puede deducirse el IVA, habrá más de diez puntos de diferencia entre el porcentaje de IVA deducido en el año de adquisición (100%) y el IVA deducible en 2023 (0%). Por tanto, en 2023 deberá devolver 8.400 euros (resultado de dividir entre 10 la diferencia entre el IVA deducido en 2020 y el IVA que sería deducible en 2023).

 

El IVA deducido en un bien de inversión debe regularizarse cuando el porcentaje de prorrata definitivo del año que finaliza difiere en más de 10 puntos porcentuales respecto a la prorrata del año en que se adquirió dicho bien.

 

Fuente: Lefebvre